Arquitectura popular

Parideras que jalonan el camino, palomares, pajares, los restos de la tejería o de la Ermita de la Virgen del Puche completan el recorrido arquitectónico de Aguatón.

¿Y por qué no salimos del pueblo y damos un paseo por el término?

Palomares

En los alrededores del núcleo urbano podremos ver los pajares y palomares. Porque el concepto de patrimonio arquitectónico no sólo se centra en iglesias, palacios o restos arquitectónicos, sino que también está en cada una de las obras civiles que ha realizado el hombre.

Hoy en día, realmente, la cría de palomas, por ejemplo, tiene escasa o nula consideración social y económica en el medio rural, y los palomares son tenidos como algo antiguo que ya no sirve. Son, sin embargo, unos elementos de la arquitectura popular muy originales no sólo por sí mismos, sino por la herencia cultural e histórica que representan en el marco de las culturas mediterráneas.

Los dos palomares que hay alrededor de Aguatón son de planta cuadrada y lo más significativo de ambos es la distribución de su tejado, protegido por tres lados con los mismos muros del palomar, que se prolongan hacia arriba.

Virgen del Puche

Si tomamos el camino hacia la ermita de la Virgen del Castillo casi con lo primero con lo que nos topetamos a la izquierda son las ruinas de la ermita de la Virgen del Puche

El santuario de la Virgen del Puche se acabó de construir en 1692. Sobre la puerta, rodeando a la ermita, había una inscripción que manifestaba su dedicación a la madre de nuestro Señor Jesucristo. Lo más destacable era un lienzo que se trajo a la iglesia parroquial tras el derrumbamiento del edificio. Aquel lienzo fue destruido durante la Guerra Civil.

Más adelante nos encontraremos con la tejería de Silverio Royuela y antecesores. En 1946 dejó de funcionar pero aún pueden verse los restos del horno y una caseta. Sin embargo, éste no fue el primer emplazamiento de la tejería. Se conoce que al crearla, a mitad del siglo XIX, estuvo en el barranco del Majanillo o en la rambla de los Gamellones.

La tejería

Parideras

Otras construcciones en desuso son las parideras. A lo largo del camino se pueden ver unas cuantas, casi todas ellas a punto de caer. No está de más recordar que son una de las señas de identidad de un tiempo no muy lejano en el que las tierras de Aguatón estuvieron relativamente habitadas.