Ermita de la Virgen del Castillo

"Die sexto, mensis martii, anno Domini MDCCXXVII in Loco de Aguatón, Comunitatis Turolii, en la plaza de dicho Lugar de Aguatón se congregaron y juntaron ante mí, el infrascrito Notario y testigos habajo nonbrados...

...las personas siguientes:

Primo, D. Gerónimo Arnal -Vicario de la Parroquial de dicho Lugar-, Mn. Joseph Simón -Presbítero havitante en dicho Lugar-, Joseph Sánchez -Alcalde-, Pedro López -Procurador-, Domingo Simón, Domingo Arnal, Juan Simón, Dionisio Valero, Pedro Moya, Antonio Moya, Pedro Blasco, Juan Lopez, Custodio Borau, Juan Marzo, Miguel Burriel, Juan Francisco Simón y Martín Gómez, todos vezinos y havitadores del mismo Lugar, y siendo la mayor parte de los vezinos de aquel, los presentes por los ausentes y adbenideros, todos conformes.

Ermita de la Virgen del Castillo

En atención a que tienen comenzada una Hermita de Nª. Sª. del Castillo en el término de dicho Lugar y que, siendo pocos los vecinos, la obra de consequencia y pocos los caudales, que para conseguir su complemento era preciso el que todos concurriesen con sus personas y bagages a tienpos oportunos para la conducción de los materiales.

Para cuio efecto se propuso, pareciendo el medio más eficaz el dar la comisión y poder al dicho Mn. Joseph Simón -Administrador que es nombrado por el Sr. Obispo de Teruel de dicha fábrica-, para que junto al Maestro de dicha obra tubiesen la acción y poder para que, en cualesquierre tiempo y días que les perecieren oportunos, pudiesen disponer el que dichos vecinos concurriesen con sus personas y bagages a la conducción de materiales para dicha obra y trabajar en ella; y para imponer penas a los que en ellos fueren omisos, refundiéndose otras penas en aumento para dicha fábrica; y lo mismo para concurrir a labrar, segar y lo demás conducente para recoger el peujar de la dicha fábrica.

Todo lo qual fue aceptado por todos los sobredichos, nemine discrepante. Y se obligaron a obedcer en quanto los dichos Mn. Joseph Simón y Maestro de dicha obra quisieren. A lo qual etc., obligaron sus personas y bienes muebles y sitios etc., de los quales los muebles etc., y los sitios etc.; presentes los dichos Mn. Joseph Simón y Antonio Valero, Maestro de dicha obra que aceptaron dicha comisión y prometieron haverse en ella con equidad etc., fiat large, ex quibus etc.

Testes: Domingo Matheo y Pedro Blasco, mancebos havitantes en dicho Lugar. Josef Sánchez -Alcalde-, en dicho nonbre otorgo lo sobredicho.

Domingo Mateo soy testigo a lo dicho y firmo por Pedro Blasco, mi contestigo, que dijo no sabía escribir.

Atesto que en el presente acto no ay que salvar según fuero de Aragón.

Juan Martín de Ocón, Notario."

Ermita de la Virgen del Castillo

Estas 'noticias' son de 1727, momento en el que se estaba construyendo la ermita actual. Sin embargo, hay noticias mucho anteriores sobre la advocación a la Virgen del Castillo.

La tradición dice que a raíz de la reconquista, sobre 1170, se apareció la Virgen en agradecimiento por la recuperación de estas tierras para la religión cristiana y que por ello le dedicaron una pequeña ermita de planta rectangular junto al castillo, en el montículo conocido como 'el lugar donde se apareció la Virgen'. Con el paso del tiempo, o por las guerras, el edificio se derrumbó y unos pastores encontraron entre sus ruinas restos de la imagen de la Virgen.

Ermita de la Virgen del Castillo

Y en 1634 se creó una cofradía con vecinos de Aguatón, Torrelacárcel, Santa Eulalia, Torremocha, Villarquemado y Singra que concurría los días 13 y 14 de septiembre a la ermita de Nuestra Señora del Castillo para ganar las indulgencias plenarias concedidas por la bula del Papa Urbano VIII.

La ermita actual se trata de un edificio de mampostería, de una nave de cinco tramos y bóveda de medio cañón con lunetos, símbolos marianos en la cabecera semicircular y pórtico abierto a los pies.

Ermita de la Virgen del Castillo

Antes de la Guerra Civil había una imagen de madera de la Virgen sentada sobre un torreón más bajo que el actual con una inscripción que hacía referencia al rey Carlos III (1759-1788).

Las últimas intervenciones que se han realizado en la ermita fueron en 1978, cuando se pintó, y en 1989, cuando se construyeron los comedores que sustituyeron a los anteriores.